Monday, February 06, 2006

Jaime Gil de Biedma y Sevilla


Jaime Gil de Biedma

He estado leyendo el libro de Miguel Dalmau sobre Gil de Biedma. Es una biografía centrada en la homosexualidad del poeta. Ahora mismo acabo de dejarlo al término de una orgía en Sevilla. Resulta que la noche anterior Gil de Biedma había recibido un papelito con una invitación redactada toda con títulos de poemas suyos. Decía así: “Aunque sea un instante, ha venido esa hora en que un cuerpo es el mejor amigo del hombre. Resolución. Peeping Tom. A través del espejo, t`introduire dans mon histoire. Recuerda tus píos deseos al empezar el año: volver a ser loca hasta la albada. Happy ending: Calle Cuna Nro....”. A esa dirección acudió el poeta. Lo atrapó un ambiente. Eran chicos y chicas comunistas de Sevilla. Jaime se enamoró de uno de los chicos y volvió a Sevilla en numerosas ocasiones.

Ahora ya comienzo a explicarme la siguiente frase de su texto autobiográfico, publicado como contratapa de Las personas del verbo: “Manila ya me aburre y en cambio me fascinó Sevilla, por primera vez descubierta en noviembre de 1976, después de haber estado en ella cuantísimas veces”.

En favor de Venus, este recuerdo de Jaime Gil.

3 comments:

el pajaro guarandol said...

Conoci la poesia de Gil de Biedma en tu casa, por amigos comunes y afinidades compartidas. Hace tiempo que no nos vemos.
Ahora, gracias a los reveses de la red,me encuentro con este blog y con otros que me estan estresando y armo el rompecabezas.
Por favor, envia un fuerte abrazo a la constalacion maravillosa que apunta al sur, al pescador con camara fotografica, a la dulce hija de Fray Luis de Leon y Ana Enriqueta Teran. Y otro, hombre de Castilla, para ti. Anade, por favor, una segunda ronda, por el tiempo que no nos hemos visto. Hasta pronto.
Nos vemos en la red.

El pez said...

gil de biedma tiene mucha sangre en cada verso y sevilla un color especial (como dice la canción)

Martín said...

Gracias pájaro guarandol, un abrazo para tí también. Me gustaría saber quién eres. Saludos Altazor!