Sunday, October 15, 2006

Cruzo un desierto y su secreta desolación...


El Bosco. Las tentaciones de San Antonio


Los dos primeros versos del primer poema
del primer libro de José Angel Valente
sellaron, indelebles, su destino poético:

Cruzo un desierto y su secreta
desolación sin nombre.

Desde el lugar del silencio hacia el silencio

discurrió su palabra.

Ella es el puente entre la inefable luz

y la noche,

sediciosa siempre.

1 comment:

Empiezo a entender said...

siempre.....siempre




deliciosamente.