Sunday, October 08, 2006

Gene Tierney en dos películas


G.T.


Me enamoré de ella un día,

pero le tuve miedo y abordé

un súbito y desconocido globo.


Pasaron los años

y una tarde ella miró hacia arriba

y fue la imprevista enamorada,

la plena ocupante de mi casa perdida.

Entonces, todos desearon su muerte

como único final de la película.


Ella y yo somos ahora el señor y la señora Muir.

4 comments:

Rigoletto said...

¡Qué maravilloso! Entonces, cuando estamos en peligro de ser descubiertos por la mujer o el hombre que amamos... ¡nos tomamos un globo!

Díganos a los pobres lectores, en qué paradas se puede abordar.

Ophir Alviárez said...

Precioso..!! Y aunque sé que el adjetivo pocas veces es suficiente para quien procura la ponderación de sus letras, otras, sencillamente hay que seguir a la sonrisa que se instala tras leerlo. Precioso..!

OA

Altazor said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Altazor said...

Gracias, Ophir, por tu amable comentario. Ya hice una visita a blog. Creo que pasaré por allí con frecuencia.

Rigoletto, lamento no poder darte la información que pides. Sospecho que ese globo no tiene paradas fijas. De todos modos, él es quien nos busca o viene a nuestro encuentro. Te agradezco el comentario.

Saludos cordiales a ambos.

Altazor