Sunday, December 11, 2005

Egon Schiele y el origen del mundo


Egon Schiele

Lo acusaron de pedófilo. Lo acusaron de plagiario. Y el colmo: Kokoschka lo acusó de pornógrafo. Schiele, en verdad, podía llevar con orgullo cualquiera de las "rayas" que le infligían.

Y también las rejas (las soportó) , de las cuales salía, como si tal cosa, para seguir pintando impúberes canéforas que le ofrendaban el acanto lúbrico, o para hacer el amor con Valerie Neuzil, su famosa Wally (legada por Klimt) quien terminó siendo"su pareja, su camarada, su amiga, su cómplice y su criada".

Ahí está ella, Wally o como se llame, mostrándonos "el origen del mundo"...

3 comments:

Turco Najul said...

Me has hecho recordar la novela de Vargas Llosa Los cuadernos de don Rigoberto, donde un personaje está obsesionado con Schiele y se cree su encarnación.

Erotismo y pintura, una excelente pareja.

Turco Najul

El pez said...

y esa gripe que se lo llevó por delante, ¡qué habría pasado en la pintura si no!

angel said...

Uno de los grandes maestros austriacos cuaya obra sigue emocionándonos, más allá o más acá de la moralina victoriana o la ideología nazi. Un gusto leer aquí tu comentario y ver de nuevo esa imagen delicada y a la vez potente como el trazo del artista cuya obra perdurará por siempre.