Tuesday, August 02, 2005

Saúl Yurkievich, in memoriam


Saúl Yurkievich

Murió trágicamente la semana pasada. Julio solar lo despidió despidiéndose. Ocurrió en el sur de Francia, cerca de Avignon. ¿Se quedó dormido mientras conducía su vehículo? Tal vez. Ya no importa saberlo.

Como Camus, como Altolaguirre, como Sebald, como José Carlos Becerra, a Yurkievich lo encontró la muerte en la carretera.

Lo oí una vez decir su poesía en Caracas. Ahora me dispongo a leerle en voz alta estos versos suyos:

"no tuve que justificarme ante esa gente extraña

no fui enterrado por el alud

no deambulé por ese suburbio baldío en pos de agua caliente de alguien

no me faltó la voz ante la sala colmada

no volví al lugar donde nadie me reconocía

no convalecí en una cama pegajosa

nadie me obligó a recordar qué había hecho la tarde de un día remoto

(...)

no me borran la cara

mi corazón no bombeó dificultosamente no se detuvo

vuelvo a la luz

amanece"

(Saúl Yurkievich, Entonces, de Trampantojos, Alfaguara, Madrid, 1986)

2 comments:

minerva said...

Contenta de descubrir este blog, ya está sumado a mis lecturas diarias.
Saludos

Altazor said...

Un saludo para La mala reputación

Me gusta mucho Brassens.